Trucos para prevenir los dolores de espalda

Estirarse y ejercitarse diariamente es la mejor forma de retrasar esos incómodos dolores de espalda.

Cuando el dolor lumbar estalla, la mayoría de las personas no pueden hacer más que apretar los dientes y esperar a que mejore. Cuatro de cada cinco de nosotros experimentamos dolor lumbar en algún momento de nuestras vidas, pero esta fuente común de sufrimiento también es una oportunidad.

Un episodio de dolor lumbar agudo es un llamado a la acción para las personas que simplemente no hacen ejercicio. Es un buen momento para comprometerse a hacer ejercicio cuando comienza a sentirse un poco mejor, por lo general en unas pocas semanas.

Es importante comprender que no se garantiza que el ejercicio elimine el dolor de espalda; sin embargo, el ejercicio podría hacer que sea menos frecuente.

¿Cuándo es apropiado realizar el ejercicio?

El dolor lumbar debido a distensión muscular o espasmo muscular es susceptible de ejercicio. Pero si el dolor se debe a un problema en la columna, aborde el ejercicio con más cautela.

Una señal de advertencia común de un problema relacionado con la columna es la ciática, o dolor que se irradia desde la espalda hacia la pierna. El dolor puede ir acompañado de una sensación de hormigueo. Si tiene ciática, no comience un nuevo programa de ejercicios sin hablar con un médico.

Con menos frecuencia, el dolor lumbar puede ser una señal de alerta que requiere atención médica inmediata si adopta alguna de estas formas:

  • dolor de espalda con fiebre
  • dolor que no mejora o empeora
  • entumecimiento en la ingle
  • pérdida del control de la vejiga o los intestinos
  • debilidad de la pierna
  • incapacidad para encontrar una posición cómoda para sentarse o dormir durante episodios de dolor de espalda.

Cuando empezar a hacer ejercicio

Cuando el dolor de espalda es severo, permanezca levantado y alrededor en la medida de lo posible. El reposo prolongado en cama no es bueno durante un episodio de dolor de espalda severo, pero tampoco lo es apresurarse a realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.

Cuando el dolor intenso desaparezca, comience gradualmente a diario ejercicios suaves para estirar y fortalecer los músculos que sostienen la columna lumbar. Los músculos más fuertes y flexibles pueden ser menos propensos a lesionarse.

Los estudios realizados hasta la fecha no han identificado ningún tipo o nivel particular de ejercicio que funcione mejor que otros para prevenir el dolor lumbar. Sin embargo, las personas que hacen ejercicio con regularidad, en comparación con las que no lo hacen, tienden a sufrir menos dolores de espalda..

El Yoga es tu amigo

El yoga suave parece prometedor para el dolor lumbar. En el yoga, colocas tu cuerpo en poses establecidas durante períodos cortos. Esto relaja la tensión muscular, expande el rango de movimiento en las articulaciones y desarrolla la fuerza muscular. Pero tenga cuidado: empujar los músculos y las articulaciones demasiado rápido puede provocar lesiones. Si tiene antecedentes de dolor lumbar, no comience a practicar yoga antes de aclararlo con su médico y luego trabaje con un maestro experimentado que conozca su condición de espalda.

¡Hola a tod@s!

Son tiempos difíciles para todos. A muchos nos ha pillado el confinamiento en mitad de una recuperación tras una lesión importante.

He creado este blog para compartir algunos trucos con todas las personas que han visto interrumpida su recuperación.

¡Os espero!